Header Ads

De Interés
recent

Aperturas vitales - La escucha como reconocimiento / Colectivo Microtonal

Día internacional de la escucha: la contaminación sonora, la reflexión sobre las prácticas y teorizaciones que orbitan alrededor de la escucha, y la preservación de entornos biosonoros - Colectivo  Microtonal

Este texto hace parte del trabajo realizado por Microtonal, un colectivo que desarrolla, produce y divulga servicios, productos y contenidos sonoro-visuales. Co-produce el festival de las Maravillas, plataforma de circulación, visibilización e intercambio entre actores de la música electrónica colombiana.

Puede comunicarse con ellos directamente 
microtonalinc@gmail.com

A propósito de la conmemoración del día internacional de la escucha, sugerido por el foro mundial de ecología acústica como una jornada de concientización sobre nuestros entornos audibles, la contaminación sonora, la reflexión sobre las prácticas y teorizaciones que orbitan alrededor de la escucha, y la preservación de entornos biosonoros, nos convoca ello a suscitarnos una pregunta ineludible que no pasa desapercibida y que, todo lo contrario, se presenta como tópico cuyo examen y observación reviste importancia significativa. Así pues, creemos importante abordar la pregunta por ¿Cómo se trazan los vectores de configuración inter – subjetiva desde lo audible? 

Si podemos reconocernos mediante la mirada, que es afirmación o negación, aceptación o rechazo, ¿podremos reconocernos mediante la escucha? Si nos hace discernible el gesto, ¿nos hará discernible también la palabra? No cerramos los ojos, no claudicamos la mirada como silenciamos nuestra escucha, prescindiendo de la exterioridad, la atenuación de lo periférico es la exaltación de lo concéntrico, acción de ensimismamiento e introspección que es al mismo tiempo comunión y desprendimiento, encuentro y renuncia, movimientos inversos cuyo rastro histórico se afinca en las practicas del misticismo y la metafísica. 

Vendar los ojos, figurativamente hablando, provoca el despliegue de la imaginación visual, y de manera paralela, podría decirse que silenciar la escucha, potencializa y expande la imaginación sonora, con matices diferenciales claro, pues el estímulo “audible” no cesa y emergen los patrones rítmicos del organismo y las aproximaciones a sonoridades inhóspitas propias del anulamiento audio perceptivo. Decía Jhon Cage, en discurso pronunciado hacía 1957 titulado “Música experimental” que “el espacio y el tiempo vacíos no existen, siempre hay algo que ver, algo que oír”. 

Escuchar es un acto de apertura y asimilación, que involucra una cierta disposición de la porosidad anímica, un volcamiento y una fijación que da cuenta de nuestra relación con el mundo, los estados de conciencia y las mediaciones con el otro. Desde un marco dialógico, cuando se clausura la posibilidad de dicho acto, se renuncia a la construcción de un nosotros, mutilando los pilares implícitos en la construcción de aquello sin que la singularidad podría forjarse: “Adonde yo soy tú somos nosotros” afirmaba Octavio Paz. 

Esa posibilidad del ser nosotros, se configura en todo el entramado perceptivo, vindicación del gesto y la palabra, la mirada y la escucha. Texto por, Cristian Osorio, [ Microtonal ]

Enlaces 

Con la tecnología de Blogger.