Header Ads

De Interés
recent

Los Rusos Hijos de Puta, sofisticada exquisitez - Argentina





Los rusos hijos de puta son una de esas bandas que no puedes escuchar y quedarte indiferente.
Obligatoriamente tienes que decidir si te gusta o no te gusta. Si la consideras una banda de “Que mal que está el under argentino….” como se lee en algún comentario de internet. O por el contrario “Hace dos meses los vi en vivo y me sacudieron el piso. Son muy buenos, tienen mucha actitud, las letras son geniales. De hecho no he visto una banda joven tan viva en el escenario como ellos.”

Ya lo ven. El sólo nombre de la banda trabaja para confirmar esto. A un hijo de puta lo amas o lo odias, sobre todo si es un ruso o una banda Argentina que hace Rock, con una estética Punk, unas letras dadaístas y con una puesta en escena propia de las mejores bandas del Woodstock.




Luludot Viento y Julian Desbats se conocen desde chicos por ser oriundos de la misma ciudad. Con ellos arranco la banda sin baterista. Un día, de casualidad Flor Mazzone entro a la sala de ensayo y se puso a hacer bombos en negra y de ahí se quedo para siempre y aprendió a tocar la batería. Santiago Mazzanti se unió después, con su bajo y así se formó la banda.

Sin embargo, al escuchar HOLA, su disco promocional, se puede encontrar uno con un sonido muy cuidado y elaborado que te engancha emocionalmente y se da el gusto de jugar contigo sin ahuyentarte ni descubrirse por completo.

Canciones como Fancy, donde el placer se muestra dulce e  inocente pero al mismo tiempo invita a un viaje de placer por los cuerpos siderales de dos mujeres que se pueden amar libres entre calles y bares bajo la mirada complaciente de la noche.

O Nubarrón, con la voluptuosa e implacable voz de Luludot que te dice, no me llames tonto, ya te lo perdiste, siempre estoy donde quiero estar. Qué puedes hacer sino quedarte esperando su regreso. A lo mejor te recompense con su mirada y como premio a tu obediencia te presente a sus amigos.

Canciones sugestivas y atmosféricas. Plenas de una sofisticada exquisitez que invitan a vivir y disfrutar del sueño de estar vivos ya sea rodando por la ciudad, entre las luces alucinógenas de algún bar o en la cama de la amada que te arrulla con su recia voz de viento.


Con la tecnología de Blogger.