Header Ads

De Interés
recent

La música en la era digital (Parte 2)


La música es un medio de comunicación 


En lugar de considerar a los músicos como artistas virtuosos y talentosos (o “prima donnas” auto-obsesionadas), y a las personas de la industria musical con las que ellos tienen que lidiar como sanguijuelas, (o trágicamente ineptos pero adorables entusiastas), yo prefiero considerar a la música y a su negocio como una forma de medio de comunicación. Déjenme explicárselos.

Creemos entender los medios de comunicación. Estamos inmersos por completo en los medios y ellos están arraigados en nuestra vida cotidiana. Tenemos una idea bastante clara del modo que trabajan los periódicos y las revistas. Entendemos que la televisión funciona de un cierto modo, y que la radio lo hace de manera similar. Del cine tenemos una idea bastante buena también. Todos ellos son claramente medios de comunicación. Sin embargo, nos cuesta pensar en la música popular, como la he descripto anteriormente, como parte de esa misma familia. 

Pero en realidad, toda la música se “mediatiza”. Y, de hecho, yo iría un paso más allá – yo diría que toda la música popular es un proceso de mediatización de lo que Se llama ‘Musicar’ (‘Musicking’). Ya sea que tengamos un CD, un DVD, una descarga, una entrada para un concierto en un estadio, un artículo de una revista, o asientos de primera fila en una sala pequeña – hay un proceso de “mediatización” en progreso. 

He aquí una manera de pensar al respecto. Consideren un programa de televisión. Tomemos a Los Soprano como ejemplo. Si lo pensamos bien, podemos ver muy claramente el modo que un programa como ese es producido. A una persona se le ocurre una idea acerca de ese programa. Alguien la escribe. Algunas personas actúan en él y otras las dirigen. Alguien lo edita y otro lo distribuye. Alguien lo promueve a la audiencia adecuada. El programa se transmite, y algunas personas lo ven por medio de un aparato electrónico en su casa. Esta es, por supuesto, una simplificación total, pero en síntesis, esa es la sucesión de eventos. 

Más aún, en pocas palabras, me gustaría dividirla en algunas etapas principales: composición, actuación, producción, distribución, promoción y por último el consumo. Traten de esquematizar un álbum de Coldplay siguiendo esa cadena, y comenzarán a ver por qué considero a la música popular un medio de comunicación.

Pero ya ven, el tema de los medios es que cada uno de esos pasos es consciente de sí mismo, y toma en consideración las necesidades y los parámetros de cada uno de los otros pasos de la cadena. El escritor de Los Soprano va a escribir un tercer acto de no más de 25 minutos que el director lo va a filmar en película IMAX de 70 mm, y el publicista va a dirigir el programa a los pre-adolecentes.

El fenómeno de Los Sopranos en conjunto, como un programa de televisión, se compone de la suma de sus partes, que encajan en las categorías generalmente conocidas y cumple con ciertos criterios de índole técnica y estructural para que funcione como un artefacto de los medios. Esto puede ser controvertido, pero si tuvieran ideas para aportar vuestro granito de arena a la cadena de la música como medio de comunicación que decididamente ignoren todas las demás etapas, van a encontrar tensiones.

Estas tensiones pueden surgir cuando un artista quiere hacer una serie de canciones de cinco discos para una primera versión, o cuando un publicista quiere conseguir una banda de punk político para posar en la revista desplegable Smash Hits!. En otras palabras, no entender los parámetros culturales y comerciales de cualquiera de las otras partes de la cadena provoca problemas. Al pensar en la música como el arte (o el “producto” a ser explotado), y en el comercio como un mal necesario (o el único motivo de todo el ejercicio) se inicia automáticamente con el pie equivocado. 

Pero cuando ustedes piensan en el Medio de la Música Popular como un fenómeno único, podrán empezar a organizar las partes de una manera integral e inteligente, en el que todo sea compatible, y donde ambas comprendan y hagan frente a todas las piezas como parte de una misma cosa. quizás lo más importante, es que los medios de comunicación tienden a incorporar a la audiencia en el diseño, a lo largo de la cadena. Por supuesto, hay programas de televisión que se hacen simplemente para divertir o desafiar a los guionistas de la serie y un grupo de personas que piensan similar los descubren y aprecian, y así forman una pequeña audiencia.

Hay programas de televisión que están completamente construidos para atraer al mayor número de televidentes de más bajo común denominador que puedan encontrar. Y hay programas de televisión que respetan y desafían a un público inteligente, y entienden completamente los parámetros del negocio de los medios y la relación de consumo de la que forman parte. 

Creo que allí hay paralelismos convenientes que comparte la condición de la música popular. Lo más probable es que lo que personalmente se les ocurra hacer caiga en algún lugar de las etapas de composición, interpretación, producción, distribución, promoción y consumo como partes de la ecuación del medio. 

Ustedes mismos pueden hacerse cargo de algunas o incluso de todas estas áreas. Personalmente, yo estoy aquí abajo en el final de la cadena, escuchando, coleccionado y amando la música. Pero a pesar de que tienen que pensar en nosotros, también tienen que pensar en la ecología completa de la que forman parte. Por lo tanto, cuando hablo de Música “Online”, esto es lo que quiero decir respecto de la parte “Música”.

Comprendiendo la lógica de la comercialización y la cultura de la música popular 
©2012 Andrew Dubber 


Fuente
Andrew Dubber

Enlaces
Foto Portada
La Música en la Era Digital
Con la tecnología de Blogger.