Header Ads

De Interés
recent

¿Como pides lo que necesitas, en el negocio de la música?


Existe una frase muy famosa que hemos escuchado prácticamente todos los que trabajamos para la industria: 

“Somos un grupo que tiene ganas de salir adelante y le vamos a echar muchas ganas”. Yo mismo he escuchado esa frase demasiadas veces… lo triste es que la impresión que dejan las bandas cuyo argumento de venta es ese suele ser pobre, y quien te dice eso realmente no es tomado en cuenta de manera seria… 

¿por qué? 

¡Por que todos tenemos ganas de salir adelante y lo mínimo que se espera de alguien es que le eche ganas! ¡Así de fácil! La banda no tiene un argumento de venta sólido ni convincente sobre por qué alguien debería tomarse el tiempo para escuchar su música. ¡Si un artista musical desea recibir alguna especie de apoyo no basta solamente con querer salir adelante y echarle ganas! Eso es lo mínimo indispensable. 

Es común para los artistas recibir una respuesta como “voy a escuchar tu música y luego te digo…”, lo cual puede llegar a ser frustrante. Hollywood nos ha hecho creer muchas fantasías sobre lo inalcanzables que pueden llegar a ser los profesionales de la industria, ¡pero eso no es cierto! Ni siquiera la gente de las majors son en realidad tan inalcanzables, el problema es que no sabemos cómo acercarnos apropiadamente. 

Es más, a veces ni siquiera sabemos por qué nos acercamos…

Saber Trabajar

Insisto, Hollywood es el origen de tantos engaños. Un sello, una disquera, una promotora o representación o cualquier otra entidad PROFESIONAL de la industria está interesada en una banda que SABE trabajar, no en la banda cuyo manager llega estirando la mano a través de la ventanilla de la limo para alcanzar a aventar el demo en las manos del productor, quien lo escuchará y descubrirá algo totalmente nuevo y diferente que venderá millones… créeme, las cosas no pasan así en la vida real. 

Esta industria es como cualquier otra, hace falta preparación y tiempo, no solamente un esfuerzo de fin de semana, por lo que si quieres recibir el apoyo, asegúrate de que ellos te vean como una persona digna de ser apoyada, pues a la industria le interesa la capacidad de trabajo que tenga un artista y su disposición, más que su calidad musical y talento desbordado… la industria es una guerra que necesita soldados, y a ningún general le gusta un cabo que se queja de caminar tanto, del olor a pólvora y de que los bombazos caen cerca. Este tipo de soldados se distinguen en primera instancia por no tener las bases de negocios requeridas para esto. 

Buena analogía, ¿verdad?

¿Por qué te acercas?
Voy a recrear una buena charla que ocurre (por desgracia) a menudo. Esta charla es una cita en la oficina de alguna autoridad de la industria que por fin, tras meses de súplicas ha aceptado recibirlos. 

Sr. Todopoderoso – Bien muchachos, ¡bienvenidos! ¿Qué puedo hacer por ustedes? 

Manager – ¡Gracias por recibirnos señor! Venimos en busca de apoyo. Sabemos que ustedes son y creemos que nosotros, nuestra banda, tenemos algo que ofrecerle al mundo pero necesitamos que alguien nos apoye. 

Sr. Todopoderoso – Ok, ¿qué clase de apoyo necesitas?

Manager – Pues no sé, cualquier apoyo que puedan darnos, somos una banda que quiere ser profesional pero no tenemos recursos… 

Artista 1 – Si… lo que sea, pero sí necesitamos apoyo, porque nuestra propuesta es muy buena. 

Sr. Todopoderoso – ¿En verdad? ¿Qué hace tan diferente su propuesta a las demás?

Artista 2 – ¡Uff! ¡Muchas cosas! Nuestro sonido es muy diferente, es como una mezcla de y pero sin sonar tanto a … 

Sr. Todo poderoso – Bueno, ¿pero qué tipo de apoyo buscan? Ya en concreto…

Manager – No pus… pus….

Puede sonar exagerado pero es cierto (¡lo del helicóptero también!). Hace falta tener claro, MUY claro, el por qué se busca a alguien. Muchas personas en situaciones de poder están dispuestas a escuchar y conocer propuestas nuevas, pero rara vez se encuentra una bien presentada con contenido que valga la pena.

Déjame decirte algo triste de la industria, pero muy cierto y ya no vale la pena darle vueltas al asunto después de esto: A la industria no le interesa tanto la calidad musical como la capacidad comercial de un artista. Obvio, ¿quieres hacer dinero con tu música? Haz música por la que la gente quiera pagar… es así de sencillo. Y recuerda que vivimos en la era del capitalismo, tienes que ponerle un buen empaque al producto, de lo contrario, a nadie le llama la atención. Esto es como si tienes la mejor pomada anti-envejecimiento y la vendes en bolsas de plástico amarradas con una liga… 

Entonces, retomando el punto, ten claro el por qué buscas a las personas… el hacer un análisis a conciencia de las carencias de la banda te permitirá elaborar un plan para saber qué tipo de apoyo necesitas, por qué lo necesitas, qué vas a generar a cambio y por supuesto a quién se lo vas a pedir. 

¿A quién te acercas?
Segunda parte de la conversación:

Manager – Si, necesitamos ese tipo de apoyo y nos preguntábamos si ustedes podrían dárnoslo.

Artista 2 – Y más refresco, ¡por favor!

Sr. Todopoderoso – A ver, espera, ¡nosotros somos una revista! No tenemos dinero para invertir en bandas, ni vendemos instrumentos, ni ofrecemos patrocinios… lo que puedo hacer por ustedes es darles una entrevista… 
Manager – ¡Si! ¡Una entrevista estaría muy bien!

Tras largos meses de trabajo para conseguir esa cita lo único que se logró es una entrevista (¡y les fue muy bien!), y luego nos preguntamos por qué trabajamos como locos y nadie nos hace caso. En fin, lo importante, además de tener claro que es lo que queremos y debemos asegurarnos de ir con la persona adecuada.

Si lo que necesitas son instrumentos, puedes intentar con Yamaha o Fender, si necesitas ropa, asegúrate de visitar a Levi’s o Astral Freaks… no se vale ir a la tienda de equipo musical a pedir promoción, o visitar al fabricante de bocinas en busca de entrevistas. Elije bien lo que quieres obtener de las personas que visitas, pues no hay nada peor que el que no sabe lo que quiere, y esa es la impresión que la persona obtendrá si te equivocas de canal. 

¿Cómo te acercas? 

¿Así que ya sabes que quieres de la persona a la que vas a visitar? ¿Y cómo se lo presentas? La presentación es algo demaciado importante, y una propuesta de trabajo no es la excepción, ¡al contrario! Tal vez sea tu mejor oportunidad para demostrar de que está hecha tu banda. 

Tradicionalmente se acostumbra una presentación por parte del manager en donde se habla sobre algunos datos relevantes de la banda (el famoso “quienes somos” o credenciales) y por supuesto el objetivo de la reunión. La idea, en esencia, es que la persona a la que visitas no tenga preguntas, que sea tan clara y contundente la presentación que sólo le quede decir “si”. 

Conviene apoyarse con una presentación de Powerpoint (la mayoría de las oficinas tendrán algún medio para desplegar el contenido de la laptop, en las grandes si avisas te preparan cañón y pantalla); también la copia de algún material impreso que puedas dejar en el lugar de los asistentes sería demasiado útil, acompañado por supuesto de sus tarjetas de presentación. 

Sé claro, contundente y preciso. Muestra los antecedentes profesionales de tu proyecto musical y los tratos que hayas tenido con anterioridad. Muestra lo que quieres obtener y lo que vas a dar a cambio, siempre con números de a cuantas personas les va a llegar la imagen de la marca a la que acudes, pues eso es lo que más les interesa. 

Invierte en un diseñador gráfico que adorne tus presentaciones impresas y digitales, en tu sitio web, pues ellos necesitan el trabajo que la industria pueda ofrecerles y nosotros necesitamos su talento. A nadie le gusta recibir una hoja impresa toda en mayúsculas centrado. ¡Recuerda lo que dije del empaque! 
 
Conclusión

En fin, pues la moraleja es clara: busca lo que necesitas en quien pueda dártelo. Si pretendes ser profesional, no puedes darte el lujo de no demostrarlo, así que prepara bien tus presentaciones, consolida tu mensaje y preséntaselo a la persona adecuada.

Articulo relacionado:


Enlaces
Con la tecnología de Blogger.